Huntelaar, un error explicable


huntelaarHoy se ha hecho oficial el traspaso de Klaas-Jan Huntelaar del Real Madrid al AC Milan. Apenas 6 meses después de pagar 27M€, el staff técnico del club blanco ha decidido transferir al ariete holandés por 18M€ al equipo comandado por Galliani, buen amigo de Florentino, que consigue por fin el fichaje del ansiado delantero centro. Probaron con Eto’o, Drogba o Luis Fabiano pero, vistos los pésimos resultados en los amistosos veraniegos, han decidido asegurar el tiro y contratar al descarte del Real Madrid. Bajo la confusa (y lamentable) dirección técnica del brasileño Leonardo y agarrados al glorioso pasado de Ronaldinho, el Milan se asoma a un precipicio del que solo le pueden salvar el joven Alexandre Pato y la mediocridad de la Serie A. Pero centrémonos en el curioso caso de Huntelaar, goleador impenitente en la Eredivisie y que en medio año vestido de blanco ha perdido gran parte de su prestigio. LLegó como el nuevo Van Basten y se marcha como parte del “clan holandés” al que se le atribuye gran parte del fracaso blanco en la pasada campaña.

Desde sus comienzos, Huntelaar siempre fue un jugador relacionado con el FC Barcelona. La tradición culé de fichar jugadores holandeses, influenciada primero por el Cruyff jugador y más tarde impuesta por (el colonizador) Louis Van Gaal, hizo que, durante muchos años, se viera como la panacea a todo aquello llegado desde la tierra de los tulipanes. El regreso de Cruyff al Barcelona, esta vez ocupando el cargo de consejero áulico del nuevo presidente, hizo temer que la tendencia pro-holandesa aumentara. Sorprendentemente, más allá de la recomendación de Rijkaard y el fichaje de Van Bronkhorst, Cruyff deshechó a todos y cada uno de los holandeses que se vincularon con el Barcelona, entre ellos, Huntelaar. Como curiosidad, apuntar que también desaconsejó las contrataciones de Sneijder y Van der Vaart, aun en el Real Madrid. Cruyff les veía a todos ellos jugadores de calidad, pero un peldaño por debajo de lo que se exige en un club como el Barcelona. El tiempo le ha dado la razón, pero también es cierto que recomendó fervientemente el fichaje de Kalou, que en aquellos tiempos destacaba en el Feyenoord y ahora está estancado en el Chelsea.

Huntelaar continuó golendo en la insulsa liga holandesa, esperando pacientemente a que un gran club se decidiese por su fichaje. Y el pasado mes de diciembre apareció un Real Madrid que, angustiado por la lesión de Van Nistelrooy, vio en Huntelaar al recambio perfecto. El club blanco, dirigido en aquellas fechas por el ya legendario Calderón,  cayó en el mismo error que le evitó Cruyff al Barcelona. Es sorprendente que, tras el fiasco de Van der Vaart y la fragilidad mental mostrada por Sneijder, el Real Madrid volviese a insistir en jugadores holandeses para reforzar su plantilla.

Huntelaar empezó su andadura blanca con mal pie, siendo descartado para la Champions League y sin la confianza de Juande Ramos. Poco a poco, gol a gol, fue ganándose un puesto en el once titular… que apenas le duró 3 o 4 semanas. Pronto se vio que Huntelaar, goleador donde los haya, no aportaba  al juego del equipo nada más que la finalización de las jugadas elaboradas por otros. Pasada la euforia por su actuación en San Mamés, el que fuera reino de Hugo Sánchez y Santillana renegó del ariete rematador en favor de las heroicidades de Higuaín y la fe de Raúl.

Le ficharon para marcar goles y, cuando le dejaron, los marcó. Tal vez Huntelaar no tiene el nivel futbolístico suficiente para ser el 9 de un gran proyecto, pero en un equipo con aspiraciones menores, goleará con la facilidad a la que nos tiene acostumbrados. El AC Milan, que vive sumido en una transición  perpetua lastrada por la Champions del 2007, le ofrecerá un buen entorno para que Huntelaar muestre sus cualidades.

Fotografía: Reuters


Bookmark and Share

Popularity: 49%

Post to Twitter

, , , , , , , ,

  1. #1 por el opinador - Agosto 7th, 2009 a las 15:05

    Considero a Huntelaar un buen delantero, entre los 20 mejores del mundo, pero ni mucho menos está entre los elegidos, aquellos que ocupan las cinco primeras posiciones. Comparto contigo que su principal problema es que es el clásico ‘9′ algo ‘tronco’, poco móvil, muy finalizador, algo que seguramente penaliza en un equipo de los realmente grandes. Si tiene continuidad en el Milan, podría triunfar.

  2. #2 por Jose - Agosto 26th, 2009 a las 16:16

    Es lo que pasa en todos los ambitos , los que llegan solo creen que lo suyo es lo bueno.

  1. No hemos recibido menciones.

No se aceptan comentarios por el momento.