Henrique y sus circunstancias


henrique barcelona

Hace unos 20 años del aterrizaje de Aloisio en el Camp Nou. Aunque no fue recibido con algarabía ronaldesca, la fama que le precedía por sus campañas en el Oporto invitó a cierto entusiasmo por parte de la hinchada. Eran tiempos en los que los jugadores venidos del extranjeros eran auténticos desconocidos para los aficionados, que tan solo tenían en los austeros informes de la prensa una referencia con la que medir a sus nuevas estrellas. Eso creaba unas expectativas que luego no se sostenían más allá del torneo veraniego que montaba el club, donde las supuestas estrellas dejaban en evidencia sus michelines, su lentitud o simplemente su ineptitud para el fútbol de élite. Pero al menos, aquellos Aloisios gozaban de cierta tranquilidad durante las primeras semanas de la pretemporada y podían adecentar sus figuras o mostrar a su nuevo entrenador sus virtudes, sin estar sometidos a la angustia del juicio popular. Hoy, Henrique Adriano Buss, central y brasileño como Aloisio, sufre en sus carnes la evolución mediática que ha sufrido el fútbol.

Ahora, gracias a internet, raro es el jugador que no es conocido al detalle por los aficionados; blogs como Perlas del fútbol o El fichaje estrella diseccionan a los jugadores incluso antes de dar el salto a la élite profesional. Pero Henrique (14 de octubre de 1986) era un desconocido incluso en la red y resultaba extraño que no se tuviesen más referencias de un jugador fichado por un grande como el FC Barcelona. Como en los viejos tiempos, la prensa más entusiasta destacó que, con apenas 10 partido en la primera categoría del futbol brasileño, ya era internacional con la selección de Dunga. Pero ahora eso ya no es suficiente; el desconocimiento de Henrique, incluso tras un año de cesion al Bayer Leverkusen, es el primer lastre con el que carga el brasileño.

La segunda piedra en el saco de Henrique es el oscurantismo que rodeó a su fichaje. Es habitual emparentar cada contratación con una figura del club: Hleb fue un fichaje de Guardiola, Eto’o vino de la mano del Presidente, Ronaldinho es de Rossell o Toure es un jugador made in Txiki. Pues al pobre Henrique nadie le quitará la etiqueta de ser un jugador de Traffic, al menos hasta que alguien del club se digne a dar una explicación. Aunque yo no conozca lo que se mueve alrededor del fútbol más allá de lo que pueda leer sobre el tema, me cuesta creer que algún ejecutivo del FC Barcelona sea tan gilipollas* como para liarse a ganar dinero a costa de operaciones tan públicas como son los fichajes, en este caso los de Henrique y Keirrison. Pero el elevado costo de estas dos contrataciones, especialmente la de Henrique (10M€), bien hubieran merecido alguna explicación lógica, sobretodo por el bien de unos jugadores jóvenes e inexpertos que pueden ver marcada su carrera, al menos la que discurra por el Camp Nou.

henriquePor si esto fuera poco, hay un tercer aspecto que está condicionando la pretemporada de Henrique: la comparación con los que le rodean. Seguramente nadie esperaba ver en el brasileño un competidor de los consagrados Piqué o Márquez, más bien se confiaba en que superase la comparación con Martín Cáceres, el jugador al que teóricamente estaba destinado a suplir. Tras los primeros 3 partidos de pretemporada, la sensación que deja es que cumple más que el uruguayo con el perfil requerido para ser central en este Barça, pero se ha encontrado con la aparición Muniesa y Fontàs. El snobismo que rodea a todo lo que huele a cantera en Can Barça, supone que Henrique sea comparado sistemáticamente con ambos jugadores, no solo por lo que ofrecen ahora sino por lo que apuntan de cara al futuro.

Aun hay un cuarto punto a sumar: no parte con la confianza de Guardiola. Obsesionado como está el técnico con la contratación de Chygrynskiy, si Henrique no tuviese contrato con el FC Barcelona parece imposible que ahora disfrutara de la pretemporada blaugrana. Tras los problemas en el puesto de central durante el final de la pasada campaña, Guardiola quiere fichar a otro zaguero y no parece que en ningún momento hubiese contado con Henrique en la planificación.

Con esta mochila está afrontando Henrique la pretemporada. Para cualquier otro jugador con más experiencia hubiese supuesto una situación difícil de afrontar. Para Henrique, con apenas 40 partidos en la élite, se antoja como un muro difícil de rebasar. Es lógico que se esté viendo a un jugador nervioso y con ganas de hacer más de lo que debe: tiene unos 30 días para convencer a Guardiola de que tiene nivel para pertenecer a la plantilla tricampeona.

Henrique y sus circunstancias… si las supera hay central para 10 años, pero parece un reto imposible.

Fotografías: Sport.es


*con perdón, pero no se me ha ocurrido otra palabra para definir el concepto que ronda mi mente.

Bookmark and Share

Popularity: 41%

Post to Twitter

, , , , ,

  1. #1 por Bictor - Agosto 3rd, 2009 a las 01:32

    No he visto mucho a Henrique, solo algunos minutos de esta pretemporada, pero creo que es un buen central y que puede llegar a triunfar ya que es joven. Cáceres, si hubiese jugado más o menos los mismos minutos que Piqué, estoy seguro que no se habría ido cedido a la Juventus, estoy convencido de que estos dos pueden llegar a ser muy buenos, además no creo que el fichaje de Chygrinsky vaya a ser negativo para ellos, creo que lo puede ser para los canteranos.

    Saludos!

  2. #2 por Jordi Martínez - Agosto 4th, 2009 a las 00:40

    @ Bictor: Cáceres me parece un buen central, pero no con el nivel técnico que exige Guardiola. Lo podría haber aprovechado más, sobretodo como lateral izquierdo, pero él sabrá.. Henrique tiene planta y calidad para triunfar, pero se le está viendo un poco atolondrado. No se si es por la presión que supone jugar en el Barça (en este caso, no sirve) o simplemente por los nervios del estreno. En cualquier caso, yo no ficharía otro central.

    Un saludo y gracias por la visita y el comentario!

  1. No hemos recibido menciones.

No se aceptan comentarios por el momento.