(In)comprensible Pellegrini


pellegrini+florentino

Desde Wenger a Mourinho, el Real Madrid oteó el mercado de entrenadores en busca de quien dotara de identidad al proclamado “mejor club del (lejano) siglo XX”. Para manejar ese conglomerado de galácticos y repudiados, Florentino Pérez anhelaba comprometer a un primer espada, sabedor que estos absorben, y más en el Madrid, gran parte de la presión y responsabilidad de lo que sucede en el campo; su messiánica llegada no se podía ver empañada por los caprichos de la pelota y, traer a un entrenador débil (Queiroz), suponía exponerse demasiado pronto al juicio de prensa y seguidores. Fiel a su estilo de dar al pueblo aquello que pide, promovió y repasó todas y cada una de las encuestas que se sucedieron a finales del Mayo Blaugrana en busca del entrenador ideal. El elegido, más por eliminación que por convicción, fue Manuel Pellegrini, exitoso (?) técnico del Vila-real.

Así llego Pellegrini a la Casa Blanca, disfrazado de Wenger y realizando esa gira por lo medios de comunicación contratada por sus nuevos superiores. Allí dejó muestras de su talante, de su convicción en el proyecto y del estilo que pretendía imponer en el Real Madrid. Como antes Queiroz o Luxemburgo, fue recibido por los líderes mediáticos como un embajador del nuevo fútbol, agasajado y vitoreado por el juego que había practicado en todos y cada uno de sus equipos anteriores obviando cualquier piedra que se hubiese encontrado en el camino. Los triunfos en Argentina, sus tardes de gloria en su Chile natal, la revolución que supuso su llegada al fútbol ecuatoriano… Las alabanzas por como solucionó el tema Riquelme en el Vila-real eran una muestra de su dominio de la situación. Todo era poco para ensalzar la figura del Ingeniero Pellegrini, el nuevo capataz de la Galaxia Blanca, y ya no había dudas, era el hombre ideal para dirigir al “mejor club del (lejano) siglo XX”. Tal vez emocionado ante el papel que estaba representando, Pellegrini se excedió en sus responsabilidades y empezó a dibujar su Real Madrid 2010. El chileno aun no sabía  que ese esquema ya estaba escrito en una servilleta de algún restaurante de lujo.

Como líneas maestras de su proyecto, Pellegrini planteó un Real Madrid sin alas, porqué no creía en la figura del extremo clásico y remitía su glorioso Vila-real como ejemplo palmario. Expuso que era mejor colocar en banda a jugadores como Ibagaza o Cani, creativos y con gran capacidad de asociación, dejando el carril para los laterales ofensivos.  Además, el chileno proclamó que su apuesta por jugar con dos delanteros era irrenunciable, nunca lo había hecho y no veía motivos para cambiar ahora. En ese contexto, valoró a sus futuros jugadores, destacando a Cristiano Ronaldo como delantero y a Kaka como centrocampista con llegada. En el imaginario colectivo se empezó a dibujar el Real Madrid que iba a conquistar el mundo: defensa adelantada, laterales ofensivos, medios de jeraquía, mucho fútbol de asociación en las alas y, arriba, Ronaldo y Villa (más tarde Benzema) como estiletes.

Futbol-pellegrini-y-florentino-real-madridSegún salió por la puerta del último medio de comunicación, Pellegrini se fue de vacaciones y todo lo dicho se desvaneció en el viento. Como ya comenté antes incluso de que el Madrid empezara la pretemporada, el Ingeniero Pellegrini debería decidir si iba a ser fiel a sus principios “irrenunciables” o si bien iba a dejarse llevar por la corriente galáctica. Aunque el Real Madrid tan sólo ha disputado tres intrascendentes amistosos, parece que Pellegrini ya ha optado por la segunda opción. Cristiano Ronaldo ya aparece fijado a una banda y Robben empieza a ganar enteros por la otra. Falta la incorporación de Kaka que, aunque probablemente intentará ubicarlo en el puesto del holandés, acabará ocupando el puesto de Raúl como acompañante de Benzema, opción sugerida públicamente por Valdano (no el puesto de Kaka en el campo sino el de Raúl en el banco). El papel de Pellegrini en el Real Madrid se empieza a convertir peligrosamente en el de unificador de opiniones y no en el de constructor del templo. De Florentino a Valdano, pasando por los medios con poder en la Casa Blanca, todos le sugieren al chileno como debe figurar el Real Madrid en el escenario. Cierto es que esto sucede en todos los grandes clubs, pero si la posición del entrenador es fuerte, los equipos se construyen desde la sólida base de la convicción. Ferguson, Guardiola, Benítez o Mourinho, con sus aciertos y sus errores, edifican sus equipos desde la convicción en su método. Pellegrini, como Leonardo en el AC Milan o  Ancellotti en el Chelsea, están sujetos a las reglas que les vienen impuestas desde el club, coartando sobremanera sus principios futbolísticos (en el caso de Leonardo, suponiendo que los tuviera).

El Real Madrid 2010 ha comprado suficiente calidad como para conseguir cualquier objetivo que se proponga (es la gracia del fútbol, todas las teorías son válidas e incorrectas a la vez), pero Pellegrini ya es el personaje más débil dentro del poblado organigrama técnico del Real Madrid. Tras las palmadas en la espalda de los primeros días, posiblemente ya ha comprendido que dirigir a los Galácticos no es la tarea tan sencilla que le habían vendido. O tal vez si, simplemente se trata de dejarse llevar. La alineación ya se la susurrarán al oído…

Pellegrini, según vayan las cosas, puede ser el mejor entrenador de la historia o ser despedido tras el Barcelona – Real Madrid de finales de noviembre. El caso es que nada de lo que haga o deje de hacer influirá en ello.

PD: ¿Por qué a muchos nos cuesta tanto llamar a Pellegrini ‘Manuel’ y no ‘Mauricio’? Será que “El Longaniza” fue una leyenda del fútbol, un Chygrynskiy de su tiempo.

Fotografías: Tic Espor/Mundo52


Bookmark and Share

Popularity: 33%

Post to Twitter

, , , , , ,

  1. #1 por mario - Julio 29th, 2009 a las 21:45

    olaaa, gran blog si te interesa un cambio de links ya sabes donde estoy.
    http://www.golesdelaliga.blogspot.com

  2. #2 por franitis - Julio 31st, 2009 a las 17:02

    No me gustaría que la cosa acabara así… Me gustaría ver una filosofía de juego mantenida en el tiempo y un entrenador con voz y fuerza (Ferguson, Wenger, Mourinho, Guardiola…).

    Creo que Pellegrini puede cumplir este papel perfectamente, pero para ello hay otros que deben limitar sus “delirios de grandeza”.

  1. No hemos recibido menciones.

No se aceptan comentarios por el momento.